Si piensa en operarse de Cataratas, Tecnoláser Clinic Visión tiene lo último para usted.

¿Qué es la catarata?

Es la pérdida de trasparencia del cristalino, que es una lente que tenemos detrás de la pupila y que nos sirve para enfocar nítidamente los objetos. Como consecuencia del envejecimiento, el cristalino pierde su transparencia natural, lo que provoca que las imágenes se perciban de manera desenfocada o borrosa. Es entonces cuando se dice que a la persona se le ha formado una catarata.

Las cataratas no se producen por haber trabajado la vista durante los años.

Las cataratas no se transmiten de un ojo a otro, aunque lo normal es que se desarrollen en ambos ojos a la vez.

Tecnoláser Clinic Vision, hablando sobre cirugía de cataratas en TVE

¿Cuál es la causa de la catarata?

Nadie sabe a ciencia cierta por qué el cristalino da lugar a una catarata con el paso de los años. Sin embargo, existen algunos factores que sí se han demostrado que pueden contribuir a ello y que podemos prevenir. Una exposición prolongada a lo largo de los años a la radiación ultravioleta del sol sin la adecuada protección contribuye a su formación.

Algunos investigadores piensan que una dieta rica en antioxidantes como las vitaminas A, C y E puede retrasar la aparición de cataratas. Conductas no saludables como el tabaco o consumo excesivo de alcohol pueden contribuir a su aparición.

Lo cierto es a partir de los 50 años las posibilidades de comenzar a desarrollar una catarata son mayores, sin que haya una causa específica para ello que no sea la edad. Es por ello por lo que a esta forma de catarata se le denomina catarata senil.

Otras causas de cataratas menos frecuentes son: las cataratas congénitas, las traumáticas, por consumo de medicamentos (corticoides), cataratas diabéticas, etc.

¿Qué síntomas produce?

Inicialmente la catarata provoca una ligera sensación de visión borrosa, como si estuviéramos mirando a través de una nube. Pero a medida que avanza se produce una lenta pero progresiva disminución de la visión. Algunos síntomas comúnmente referidos son: mayor deslumbramiento o sensibilidad a la luz, por ejemplo con las luces de los coches que se encuentran de frente cuando se conduce; visión doble en un ojo; necesidad de luz más intensa para leer; cambio frecuente en la graduación de las gafas; los colores se ven menos vivos o amarillentos.

¿Cómo se diagnostica?

Las cataratas normalmente no se pueden detectar a simple vista sin los instrumentos adecuados. Si nota visión borrosa u otro de los síntomas reseñados, debe consultarnos para que le realicemos un examen completo. Nuestros oftalmólogos examinarán el interior de su ojo para determinar el tipo, tamaño y localización de la catarata. En la consulta se utiliza además un dispositivo que permite determinar la graduación de la lente que se utilizará para sustituir al cristalino natural en la cirugía. Al mismo tiempo se realiza un examen completo del ojo, para comprobar que no existen otras enfermedades que puedan interferir en la visión después de la cirugía.

¿Cuál es el tratamiento de la catarata?

En las etapas iniciales de la catarata es posible solucionar la visión borrosa mediante un cambio en la graduación de las gafas. Sin embargo, la resolución definitiva del problema viene dada por la extracción quirúrgica de la catarata. El tratamiento de las cataratas ha experimentado un notable avance gracias a las investigaciones y a las mejoras tecnológicas que se han introducido en los últimos años.

En el momento actual la intervención de cataratas se considera una cirugía mínimamente invasiva ya que se lleva a cabo a través de pequeñas incisiones en el ojo de tamaño inferior a 3 mm. Mediante el uso de ultrasonidos la catarata se va fragmentando en pequeños trozos que son aspirados y extraídos del interior del ojo. A continuación se implanta una lente intraocular en su lugar y se finaliza la cirugía sin requerirse normalmente el uso de puntos de sutura al tratarse de incisiones autosellables.

En la mayor parte de los casos la anestesia empleada, si las características del paciente y de la catarata lo permiten, es de carácter local mediante el uso de gotas de anestésico. Esto se traduce en una mayor rapidez del procedimiento quirúrgico pero también en que el paciente es capaz de percibir resultados desde el momento inmediatamente posterior a la cirugía al marchar para casa sin necesidad de llevar parche en el ojo.

Las lentes intraoculares que sustituyen al cristalino con cataratas también han sido mejoradas. En la actualidad se fabrican con materiales flexibles y biocompatibles, y algunas lentes permiten incluso mejorar no solo la agudeza visual postquirúrgica sino que también incrementan la sensibilidad al contraste y por tanto la calidad visual del paciente tras la intervención. Antes de la cirugía se calcula meticulosamente la potencia de la lente a implantar mediante dispositivos muy precisos (biómetros) de tal forma que en la mayoría de los casos se reduce la dependencia de gafas en la visión lejana. Aun así en centros donde se dispone de Láser Excimer, como Tecnolaser Santa Justa, es posible incluso utilizar éste como elemento corrector de los defectos refractivos residuales de tal modo que la visión lejana sea lo más perfecta posible.

Lentes multifocales

Hasta hace unos años todas las lentes que se empleaban en la intervención de cataratas eran de tipo monofocal. Éste tipo de lentes se caracteriza porque proporciona una excelente calidad visual en la distancia lejana pero por contra no permite una visión adecuada en la distancia cercana. Es por ello por lo que los pacientes intervenidos de cataratas requieren de gafas de cerca, para leer el periódico, por ejemplo.

En la actualidad se han desarrollado diferentes tipos de lentes multifocales que permiten proporcionar al paciente intervenido de cataratas una adecuada visión en diferentes distancias lejanas y cercanas. De este modo se minimiza la dependencia de gafas después de la cirugía de cataratas. No obstante no todos los pacientes son buenos candidatos para este tipo de lentes, por lo que es necesario que nuestros oftalmólogos valoren primero su caso para que puedan establecer una recomendación.

¿Cuándo es necesario operar la catarata?

No existe una respuesta general para esta pregunta. Si la formación de las cataratas interfiere con sus actividades diarias como cocinar, ir de compras, o leer el periódico, entonces la cirugía para cataratas es apropiada. La necesidad de cirugía será más rápida para unos pacientes que para otros.

No es cierto que las cataratas tienen que estar “maduras” antes de que se puedan extraer. De hecho, cuanto más duren la cataratas en formarse, más laboriosa es la tarea de intervenirlas, con el riesgo potencial más alto de que la cirugía no sea perfecta.

Operarse de catarata en Sevilla

En Tecnoláser contamos con la más amplia tecnología y experiencia para que tu tratamiento sea siempre el más efectivo y firme. Consúltanos ya en el 954 988 460. Estaremos encantados de atenderte.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

Envía tus dudas
Pide cita online