El cáncer de ojo es un tumor maligno que se inicia y se desarrolla en el ojo. Un tumor maligno está formado por un grupo de células atípicas que crecen rápidamente y sin control. Estas células pueden propagarse hacia otras partes del cuerpo y destruir tejidos. El cáncer es una enfermedad silenciosa, cuando el cáncer de ojo presenta síntomas, suele ser porque está muy avanzado.

Seguro que has leído la historia de una madre que detectó el cáncer en el ojo de su hijo a través de una foto tomada con su teléfono móvil. Esa foto consiguió salvarle la vida gracias al diagnóstico temprano de ese tumor maligno. Esta historia, que se hizo viral en redes sociales, puso de manifiesto el cáncer ocular, un tipo de cáncer que es poco común.

El cáncer ocular puede afectar tanto a las partes externas del ojo, como los párpados, que están formados por músculos, piel y nervios como a la parte interior. Si comienza en el interior del globo ocular se denomina cáncer intraocular.

Los cánceres intraoculares más comunes en adultos son el melanoma y el linfoma. El cáncer de ojo más común en los niños es el retinoblastoma, que comienza en las células de la retina. El cáncer también puede diseminarse desde el ojo hasta otras partes del cuerpo.

Tratamientos

El tratamiento del cáncer de ojo varía según el tipo y el estado en el que se encuentre. Puede incluir cirugía, radioterapia, terapia con calor o frío o tratamiento con rayos láser. Tipos de cáncer ocular:

  • Melanoma. Es el más común, también conocido como melanoma ocular. Se desarrolla en las células encargadas de producir el pigmento que da color a piel, cabello y ojos. Es el tipo más común de cáncer en adultos y es raro. El melanoma uveal, se desarrolla en la parte del globo ocular llamada úvea (en la pared del ojo entre esclerótica y retina). Mientras que la mayoría de casos de melanoma ocular comienza en la coroides (una capa pigmentada que recubre el globo ocular), un número más pequeño se desarrolla en el iris (la zona de color alrededor de la pupila, también parte de la úvea). Los melanomas del iris usualmente crecen lentamente y por lo general no se extienden hacia otras partes del cuerpo.
  • Linfoma intraocular primario. Es un tipo de cáncer que compromete las células blancas de la sangre (linfocitos), localizadas en todo el cuerpo. Los linfomas también puede comenzar en órganos tales como los pulmones, el estómago y, rara vez, los ojos.
  • Retinoblastoma. Afecta a los niños pequeños. Está causado por una mutación genética y comienza en la retina (el tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo). Las células nerviosas de la retina comienzan a crecer y a multiplicarse, generalmente propagándose en el ojo y posiblemente hacia otras partes del cuerpo.
  • Existen otros tipos de cáncer que pueden afectar los ojos. Los cánceres orbitales afectan los tejidos que rodean al globo ocular (llamado órbita), incluyendo músculos que mueven el globo ocular y nervios unidos a éste. Las estructuras anexiales son otras partes del ojo llamadas estructuras accesorias, las que incluyen los párpados y las glándulas lagrimales. Los cánceres que se desarrollan en estos tejidos son llamados cánceres anexiales.