El 12 de marzo es el Día Mundial del Glaucoma que celebramos desde 2008, con el objetivo de concienciar a la población de la importancia de la prevención para un tratamiento precoz

El glaucoma es una dolencia de carácter grave que engloba hasta 60 enfermedades oculares que pueden ocasionar la ceguera debido a una degeneración progresiva del nervio ocular. El Día Mundial del Glaucoma es el eje central de una celebración mucho más grande que es la Semana Mundial del Glaucoma que va desde el 11 al 17 de marzo. El glaucoma es la segunda causa común de ceguera y 4,5 millones de personas lo padecen en la actualidad con proyecciones de 11 millones de afectados para el 2020 según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

90% de ceguera evitable

Los últimos datos son muy impactantes. La OMS ha realizado muchos estudios epidemiológicos en América Latina y ha demostrado que la población más vulnerable es la del Caribe de habla inglesa, especialmente la población de origen africano. Si bien la enfermedad es incurable, un 90% de la ceguera que provoca el glaucoma podría evitarse mediante la detección temprana y tratamiento.

Un dato muy interesante que muy pocas personas conocen es que los familiares en primer grado de un paciente de glaucoma tienen un 10% más de probabilidades de padecer algún tipo de degeneración del nervio ocular. Esta información es de gran utilidad porque alertaría a los familiares de los afectados de la importancia de las revisiones oftalmológicas anuales.

Al Glaucoma también se le llama “el ladrón silencioso de la visión” porque no existen síntomas previos que indiquen que padeces glaucoma. La mayoría de las molestias empiezan a percibirse cuando el nervio óptico ya está deteriorado en un 40%. Efémérides como esta conciencian a la población sobre la importancia que tiene un diagnostico a tiempo.

Diagnóstico con tecnología de vanguardia

El glaucoma requiere un diagnóstico lo antes posible. Para ello es importante someterse a un examen diagnóstico del oftalmólogo realizado con tecnología de vanguardia. La primera prueba diagnóstica es medir la presión intraocular. Recientemente se han introducido sofisticados aparatos que permiten determinar la presión intraocular de manera muy exacta sin que exista contacto con el ojo. En Tecnolaser Clinic Vision disponemos del analizador de respuesta ocular (ORA) que permite tomar medidas muy precisas incluso en pacientes operados.

El oftalmólogo también examina el fondo de ojo para comprobar el nervio óptico. En los casos en los que existe una sospecha de enfermedad inicial, se realiza una prueba más precisa denominada campimetría computerizada.

Otra de las más recientes incorporaciones al diagnóstico del glaucoma es la utilización de la tomografía óptica de coherencia.  Esta tecnología, disponible en Tecnolaser Clinic Vision, permite realizar un estudio rápido y sin molestias para el paciente del estado en el que se encuentran las distintas capas que componen la retina y el nervio óptico.  Gracias a esta prueba es posible conocer las alteraciones glaucomatosas de la forma más precoz posible en pacientes no diagnosticados. Por otro lado, también permite comprobar la evolución de la enfermedad en los pacientes ya diagnosticados.