Cada año conmemoramos el Día Mundial de la Diabetes con el objetivo de crear conciencia sobre esta enfermedad

Este año por causa de la pandemia de covid19 ha supuesto un gran desafío tanto para las personas con diabetes como para los especialistas que los tratan.  El lema del Día Mundial de la Diabetes 2020 es “Diabetes: Los profesionales de enfermería marcan la diferencia” para destacar el papel fundamental que desempeñan estos profesionales en el apoyo a las personas que viven con diabetes.

Desde 1980 el número de personas con diabetes en el mundo casi se ha cuadruplicado, sobre todo en los países de medios y bajos ingresos. Este peligroso aumento se debe en parte al aumento de personas con sobrepeso y obesidad y a la inactividad física en general.

Diabetes: Los profesionales de enfermería marcan la diferencia

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • El personal de enfermería representa el 59% de los profesionales de la salud y en la Diabetes los profesionales de enfermería marcan la diferencia en el impacto de esta enfermedad.
  • La falta mundial de enfermeras y enfermeros en 2018 fue de 5,9 millones. El 89% de esta falta se concentraba en países de renta baja y media
  • El número de educadoras en diabetes formadas y contratadas necesita crecer hasta un 8% al año para hacer frente a la alarmante escasez en la profesión para 2030.
Datos sobre la Diabetes
  • 463 millones de adultos vivían con diabetes en 2019.
  • El número de personas que viven con diabetes se espera aumente a 578 millones para 2030.
  • 1 de cada 2 adultos con diabetes está sin diagnosticar. La mayoría tienen diabetes tipo 2.
  • Más de 3 de cada 4 personas con diabetes viven en países de renta baja y media
  • 1 de cada 6 nacimientos vivos se ve afectado por un alto nivel de glucosa en sangre (hiperglucemia) en el embarazo.
  • Dos tercios de personas con diabetes viven en áreas urbanas y tres cuartos están en edad de trabajar.
  • 1 de cada 5 personas con diabetes tienen más de 65 años
  • La diabetes causó 4,2 millones de muertes en 2019.
  • La diabetes fue la causante del 10% del total mundial gastado en atención sanitaria.
  • Dependiendo de la región mundial, hasta un 50% de las personas diagnosticadas con COVID-19 viven con diabetes
  • Esta patología la sufren el 7,8 por ciento de españoles.
La Diabetes y los Ojos

La diabetes afecta a muchos órganos y en nuestros ojos afecta principalmente a la retina.Otros problemas en los ojos son visión borrosa, mayor riesgo de padecer glaucoma o cataratas, parálisis de los músculos oculares, etc. Pero la afectación más importante de los ojos en una persona diabética es la retinopatía diabética, trastorno de la retina que provoca la pérdida de la capacidad de enfocar las imágenes que se perciben y finalmente la ceguera.

La retinopatía diabética puede ser de dos tipos:

Retinopatía no proliferativa. Es la fase inicial. A lo largo de los años, los altos niveles de azúcar en sangre van dañando los vasos sanguíneos de la retina. Se genera un deterioro visual.

Retinopatía proliferativa. Es la fase avanzada. Al progresar la enfermedad, las alteraciones de la circulación retiniana son mayores y esto provoca que existan zonas de la retina que quedan sin recibir un adecuado aporte de sangre. Se produce una neovascularización. Los nuevos vasos son muy frágiles y se pueden romper con facilidad, lo que origina grandes sangrados en el interior del ojo y como consecuencia la pérdida de visión en el ojo de un modo repentino.

Según la Fundación Internacional de Diabetes (FID), aproximadamente 1 de cada 3 personas con diabetes desarrollan algún tipo de complicación en su salud ocular. Casi todos los problemas de visión y la pérdida de la vista causados por la diabetes se pueden prevenir mediante un control eficaz de la enfermedad, un tratamiento adecuado, y exámenes visuales regulares para detectar a tiempo problemas oculares.

La mejor protección contra la retinopatía diabética pasa por un diagnóstico precoz: cuanto antes de detecte será mejor. A partir de los 20 años de evolución de la diabetes, la probabilidad de presentar retinopatía diabética es máxima y por ello las personas diabéticas deben realizar revisiones periódicas con su oftalmólogo que incluyan exámenes de fondo de ojo para evitar el peligro.