Coincidiendo con el solsticio de verano se celebra San Juan. Es noche de hogueras y petardos. Y de quemaduras oculares

Es muy importante ser precavidos para evitar las quemaduras oculares que pueden surgir con los fuegos de la Noche de San Juan

 

En fiestas como la de San Juan es donde se registran más entradas a las urgencias oftalmológicas. Ante el ambiente festivo la gente pierde la noción del peligro, se utilizan bengalas, petardos y se juega con fuego sin ningún tipo de prevención. En algunos países como Estados Unidos, la semana previa a eventos de este tipo se suelen lanzar campañas de sensibilización para evitar accidentes. Con unos consejos fáciles la noche será estupenda y no tendremos que acudir a ningún servicio de urgencias:

  • Extreme la precaución a la hora de encender y manipular los petardos y por supuesto, no los sitúe cerca de la cara
  • No tire el material hacia arriba, ni lo coloque dentro de botellas, latas o basura
  • Manténgase a una distancia prudente de seguridad
  • Adquiera los petardas y bengalas en lugares autorizados
  • Extreme las precauciones con las hogueras respetando las distancias para evitar las quemaduras oculares
  • Los niños no deben jugar ni con pirotecnia, ni con fuego ni con bengalas ya que aunque parecen inofensivas pueden causar quemaduras de tercer grado

Si a pesar de las precauciones ocurre un accidente y se produce una quemadura ocular hay que mantener la tranquilidad. No toque, frote ni presione los ojos. Lave inmediatamente el ojo con agua. No se debe utilizar agua destilada ni otras sustancias que puedan reaccionar desfavorablemente. Si hay objetos atrapados dentro del ojo no los retire. No aplique pomadas. Y lo mejor es acudir urgentemente a un centro médico especializado.