Hay muchas sanas costumbres que vamos perdiendo con los años y la evolución de la sociedad y que, definitivamente, deberíamos plantearnos retomar. Actividades tan sencillas como jugar al aire libre ayuda a disminuir las posibilidades de padecer miopía en los niños, y tener que recurrir posteriormente a gafas o cirugía..

En la actualidad, nuestros hijos han cambiado sus hábitos, y los videojuegos, ordenadores e internet han dejado de lado a los juegos en el parque o fuera de casa. En relación al riesgo de desarrollar miopía, está demostrado que esto es una costumbre bastante perjudicial.

Diversas investigaciones nacionales e internacionales apoyan esta teoría. El estudio CLEERE sobre miopía infantil realizado en la Universidad Estatal de Ohio revela que un 60% de los niños hijos de padres miopes terminarán desarrollando esta patología a no ser que realicen al menos 5 horas de juegos y actividad al aire libre a la semana. Si conseguimos que nuestros hijos aumenten a 2 horas diarias su estancia fuera de casa, el riesgo se reduce hasta un 20%.

En España también se han realizado investigaciones al respecto. La Fundación Rementería expone que los niños que pasan demasiado tiempo en el interior de casa, jugando con pantallas a distancias cortas tiene efectos negativos para sus ojos. En nuestro país, el 73% de los niños pasa menos de 5 horas diarias al aire libre, y que, de éstos, 4 de cada 10 son miopes, relacionando la miopía con la ausencia de actividad al aire libre del niño de un modo evidente.

Como conclusión, debemos decir que hay numerosos factores, incluídos los genéticos, sobre los que no podemos influir decisivamente y aumentan las posibilidades de nuestros hijos de desarrollar miopía infantil. Sin embargo, también hay otros que podemos controlar y que pueden ayudar a que los niños no resulten miopes, y por lo tanto no tengamos que tomar decisiones posteriores como la cirugía. Las actividades de toda la vida fuera de casa, hacer deporte, ir al parque o pasear son saludables para nuestros hijos a muchos niveles, y según demuestras muchos estudios sobre miopía, también para sus ojos.

¡Niño, a jugar a la calle!

niños jugando al aire libre contra la miopía infantil