¿Sabías que cuando una persona enamorada dirige su mirada a la persona objeto de su amor, sus pupilas se dilatan? ¡La pupila es muy chivata!

Dice un proverbio que los ojos son el espejo del alma y por tanto nuestras pupilas son ventanas con acceso directo a nuestro corazón. La pupila es la parte negra y central del iris que se abre para permitir la entrada de la luz y que está completamente cubierta por la córnea. Es una abertura dilatable y contráctil, que regula la cantidad de luz que le llega a la retina, en la parte posterior del ojo.

Si estamos enamorados el lenguaje corporal nos delata, el amor es visible en la expresión facial, en la voz, en la postura del cuerpo y en otros movimientos corporales. Los enamorados no suelen ser conscientes de dar tantas pistas. La pupila dilatada o midriasis suele ser consecuencia de una situación de baja iluminación pero también se produce ante otro tipo de estímulos. En un estudio realizado en 1965 por el psicólogo Eckhard Hess comprobó que mostrarle la imagen de una mujer desnuda a su ayudante dilataba sus pupilas. Realizando más experimentos comprobó que existe un vínculo entre el interés sexual y la dilatación de la pupila.

Los ojos son un claro reflejo de las emociones

Más tarde Bernick en 1971 amplio el estudio demostrando que las pupilas de los hombres y las mujeres se expanden cuando se despierta el deseo sexual. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo en que la dilatación de las pupilas sea una señal de excitación. Estudios en los que se mostraban diferentes imágenes de gente desnuda, sostienen que lo que realmente nos interesa es el desnudo en sí, no la persona.

Numerosos estudios científicos han demostrado que los ojos son un claro reflejo de las emociones. Algunos de los sentimientos que nuestro cuerpo manifiesta físicamente por medio de la mirada son alegría, pena, miedo y…  amor . En este caso, la pupila es el canal transmisor de las emociones y los sentimientos. El cuerpo reacciona ante cosas o situaciones agradables con la expansión notoria de las pupilas. El brillo de los ojos se debe a micro-expresiones que el cuerpo emite ante distintas emociones y que el organismo genera ante situaciones de desagrado o agrado. Se diferencia de las expresiones debido a que estas últimas pueden ser controladas por una persona. Las pupilas también se pueden dilatar cuando estamos muy concentrados, tenemos sobrecarga mental, daños en el cerebro, mostramos interés, dolor, consumo de drogas…

 

También te puede interesar