¿Sabías que San Agustín definía nuestros ojos como ventanas del alma? En el Evangelio de San Mateo podemos encontrar otra definición curiosa: la lámpara del cuerpo es el ojo “por eso, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz”. Incluso el gran filósofo Descartes decía que no hay pasión que alguna expresión particular de ellos no revele. Paul Gaugain afirmaba que “cerraba los ojos para ver”…

Los ojos son fundamentales para comunicar nuestras emociones. Filósofos, poetas y escritores han reflexionado sobre todo lo que dicen los ojos de nuestros sentimientos y de nuestras pasiones.

Gustavo Adolfo Bécquer, poeta sevillano y máximo exponente del romanticismo escribió “El alma que hablar puede por los ojos también puede besar con la mirada”.  Y si los ojos dicen tanto del amor que sentimos … ¿Qué dicen cuando practicamos sexo?

Miradas y amor

Un estudio realizado por la investigadora Mylene Bolmont y publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos demostró el papel que juega la mirada en las interacciones sociales y la captación de la atención entre personas.

El equipo de investigadores concluyó que las miradas más largas y más frecuentes se consideran una indicación de interés auténtico y real, incluido el de tipo romántico. Para la especialista, la mirada mutua es uno de los indicadores más fiables de amor entre las parejas, y también ayuda a diferenciar el amor de la lujuria. Cuando se trata de amor, las miradas no sólo son más largas, sino que además se dirigen más hacia la cara que al cuerpo. En el caso de lujuria, ocurre todo lo contrario.

La excitación en los hombres

Las diferencias entre sexos respecto al amor y al sexo existen, se ha demostrado que la excitación en los hombres surge a través de los ojos y que las mujeres en cambio reacción más ante estímulos auditivos, esto no significa que la vista no tenga un papel fundamental en la intimidad femenina. Según varios sexólogos tener relaciones sexuales con los ojos cerrados aumenta el placer de las mujeres porque estimula sus sentidos y sobre todo, su imaginación. Los párpados suelen cerrarse cuando nos besamos y también ante el placer que se siente en un momento de goce sexual.

Cerrar los ojos y disfrutar también puede traer problemas aunque no lo parezca. Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, y publicado en la revista Archives of Ophthalmology, aseguraba que aquellas personas que contienen, mientras realizan el acto sexual, durante un breve espacio de tiempo la respiración o se someten a esfuerzos exagerados  pueden sufrir lesiones en la vista.

Presión sanguínea y sexo

Los autores de este estudio describen en su trabajo los casos de seis personas que sufrieron pérdida de la visión mientras practicaban el sexo con su pareja.  Según los investigadores, la presión sanguínea -que se acentúa en el momento del orgasmo- puede llegar a romper los vasos sanguíneos de los ojos,  causando una hemorragia y la consecuente pérdida de visión. Pero no hay motivo para preocuparse, muchos de los pacientes que han sufrido este tipo de hemorragias y han perdido la visión en uno o en los dos ojos, recuperan la vista en poco tiempo… No hay ningún riesgo ocular en disfrutar a tope de este día de los enamorados.

También te puede interesar