Denominamos colirios a las preparaciones farmacéuticas destinadas a ser aplicadas en los ojos

El colirio adecuado para cada patología debe ser siempre recetado por su oftalmólogo. No se deben aceptar recomendaciones de familiares o amigos. No use el mismo colirio que le recetaron anteriormente por coincidencia con los síntomas. Al igual que con cualquier otro medicamento, antes de su aplicación es necesario revisar la fecha de caducidad y leer atentamente el prospecto.

Pautas para evitar infecciones:

  • No es recomendable utilizar un colirio que ha permanecido abierto más de un mes.
  • No comparta los colirios con otra persona.
  • Lave siempre las manos con agua y jabón antes de la aplicación para evitar el riesgo de infección.
  • Evite el contacto de la punta del aplicador con los dedos y con el ojo para evitar contaminar el contenido del frasco.
  • Extreme las medidas anteriores si está en un proceso postoperatorio.

Sobre el colirio:

Algunos colirios se presentan en forma de suspensión y en estos casos, es fundamental agitarlo antes de su colocación. Si cayeran 2 gotas en lugar de una, esto no implica que la aplicación siguiente deba anularse. Puede percibirse el sabor del colirio en la boca. Esto es normal, ya que el conducto lagrimal drena hacia el interior de la nariz, que a su vez está comunicada con la garganta. Puede ser que la visión se vuelva borrosa durante unos momentos. Mantenga el envase bien cerrado y en un lugar fresco y seco hasta la siguiente aplicación. Algunos colirios requieren conservación en el frigorífico.

¿Cómo colocarse las gotas?

La efectividad del colirio verse reducida si no se ponen bien las gotas. Una correcta aplicación ayuda a reducir los efectos adversos. Las siguientes recomendaciones pueden ayudarle a colocarse las gotas correctamente:

: Lávese las manos con agua y jabón.

: Agite el frasco y cójalo con su mano hábil.

: Eche la cabeza hacia atrás y mire hacia arriba. Separe el párpado inferior con un dedo y deje caer la gota sin tocar el ojo con la punta del frasco.

: Una vez colocada la gota cierre suavemente los ojos (si los cierra fuerte expulsará el medicamento). Es normal que los colirios escuezan un poco.

5º: Si tiene que usar más de un colirio, deje que pasen unos cinco minutos aproximadamente entre colirio y colirio. Si necesita secar el exceso de gotas utilice un pañuelo de papel o un algodón para evitar que contacte con la delicada piel de los párpados. No frote. Limpie con delicadeza y con un algodón distinto cada ojo.

6º: Si no está seguro si la gota entró o no, coloque otra. Es importante asegurarse que la gota entre en contacto con el ojo.